Chakra

Publicado: 10/08/2010 en Cúltura, Curiosidades

Los Chakras, son segun el hinduismo y algunas cúlturas asiáticas unos puntos o centros de energia invisibles situados en el cuerpo humano.

Los siete Chakras.

  1. mula-adhará (‘sostén de la raíz’), la zona cerca del ano.
  2. sua adhishthana (‘su-propio lugar-de-estar’), la región umbilical.
  3. maní-pura (‘joya-ciudad’), la punta del estómago o epigastrio.
  4. an-ajata (‘no-herido’ o ‘no-golpeado’), la raíz de la nariz.
  5. vi-shuddha (‘muy puro’), el hueco entre los senos frontales (dentro de la nariz).
  6. agña-akhia (‘conocer por el entendimiento’), el bregma (unión de las suturas coronal y sagital, en el cráneo); en esos huecos se supone que existen varias facultades y divinidades.

7. En las prácticas contemporáneas occidentales se considera que hay un séptimo chakrá, el Sajasra-ara (‘mil-rayos de una rueda), con la forma de una flor de loto invertida, que se encuentra en la cabeza.

Origenes y desarrollo

En el Brahman upanishad y el Yoga tattua upanishad, dos antiguos Upanishad (Upanishad: cada uno de los casi 150 libros sagrados del hinduismo) se menciona fugazmente a los chakrás.

También en la creencia vashraiana del budismo tibetano (aproximadamente de la misma época) también se los menciona.

Hay otros varios modelos de chakrás en otras tradiciones, incluyendo la medicina china, la cábala judía y el sufismo islámico

En Occidente

A fines del siglo XIX, la teosofía —en su acercamiento al hinduismo— mostró un creciente interés por los chakrás. Hay una extensa literatura acerca de estos temas, sin ningún fundamento científico.

En la creencia teosófica tántrica tiene importancia un libro muy detallado, escrito por Arthur Avalon (nombre artístico del británico John Woodroffe), titulado The Serpent Power (El poder de la serpiente, en español), que dice ser la traducción de dos textos hindúes, el Ṣhat chakrá nirūpaṇa (‘apariencia de los seis chakrás’)

A fines del siglo XIX, Woodroffe —pese a sus posturas preternaturalistas— suponía que los chakrás se correspondían en gran medida con los plexos nerviosos. Otros han supuesto una relación con algunas glándulas endocrinas, por lo que atribuyen a la ejercitación de los chakrás la generación de algunas hormonas.

Estas ideas fueron desarrolladas por el controvertido C. W. Leadbeater en su libro Los chakrás, que se refiere a su propia reflexión sobre el tema. Después, muchos escritores contemporáneos han escrito su opinión acerca de los chakrás con grandes detalles (que generan una impresión de verosimilitud), incluyendo la razón de su apariencia y sus variadas funciones.

Los chakrás se encuentran en los cuerpos sutiles del ser humano, llamados kāma rupa (‘forma del deseo’) o linga sharira (‘cuerpo simbólico’).

Su tarea sería la recepción, acumulación, transformación y distribución del prana (‘aire’ dentro del cuerpo, que en Occidente no se considera un gas sino una forma de energía invisible e inmensurable).

Los chakrás se describen alineados desde la base de la columna vertebral, o, más exactamente en un nadi central a lo largo del raquis y hasta la mollera o vértex, llamada abadhuti. En el chakrá muladhara (en el ano) yacería dormida la serpiente Kundalinī (invisible e inmensurable).

El propósito del yoga tántrico es elevar esta serpiente invisible a través del canal central pasando por los chakrás, hasta lograr que se una con Brahman (el dios abstracto) en el chakrá superior.

Los chakrás son parte de una «doctrina emanacionista», como aquella de la cábala en Occidente.

Los siete chakras:

1: Sajasrara chakrá

El sajasra-ara es el chakrá del sentido, el chakrá maestro que controla a los demás. Simbolizado por un loto con mil pétalos, de color blanco o violeta, se localiza —completamente invisible— encima de la cabeza, fuera del cuerpo.

Su piedra es el cuarzo transparente.

 

2: Agñá chakrá

El agñá chakrá se relaciona con la glándula pineal. Agñá es el chakrá del tiempo,  la

percepción y luz. Simbolizado por un loto con dos pétalos, de color índigo.

 

3: Vishuddha chakrá

El vishuddha chakrá se relaciona con la comunicación y el crecimiento; siendo el crecimiento una forma de expresión. Simbolizado por un loto con dieciséis pétalos, de color azul. Cuando el practicante (yogui) envía la energía kundalini a este chakrá, desarrolla siddhis (poderes extrasensoriales). Los occidentales creen que este chakrá está relacionado con la tiroides, una glándula en la garganta que produce distintas hormonas responsables del crecimiento y el desarrollo.

4: Anajata chakrá

El An-ajata chakrá se relaciona con la emoción, la compasión, el amor, el equilibrio y el bienestar. Simbolizado por un loto de doce pétalos, de color verde.

 

 

5: Manipura chakrá

El manipura chakrá se relaciona con la digestión. Simbolizado por un loto de diez pétalos, de color amarillo.

 

 

6: Suadhisthana chakrá

El suadhisthana chakrá se relaciona con la sexualidad y la creatividad. Simbolizado por un loto de seis pétalos, de color naranja. Se relacionaría con los testículos. Según los occidentales también se relacionaría con los ovarios de la mujer.

 

 

7: Muladhara chakrá

El muladhará chakrá (‘sostén de la raíz’), se representa con un loto de 4 petalos y se encuentra en la zona cerca del pubis.

Anuncios
comentarios
  1. andre dice:

    holaa.. me encanta los simbolos de los chakras, la verdad q me llama mucho la atencion y me gustaria aprender mucho mas, sobre ese tema. saludos y espero tener una respuesta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s